jueves, 14 de abril de 2016

Entrevista a El Lebrijano


Entrevista a Juan Peña Fernández:

Juan Peña Fernández nos recibió en "Las Galeras", su casa de campo de Lebrija. Allí, rodeado de árboles, el hijo de María la Perrata, la de Utrera, y de Bernardo Peña, el tratante de ganado de Lebrija, destapó el tarro de su vida, como queriendo recordar las "fatiguitas" que hay que pasar hasta llegar a la cima 
"Yo tengo 33 trabajos en la calle y me considero incalificable. He pasado de hacer cosas sinfónicas a orquestaciones por bulería o música rock, pop... Cuando escucho a Michael Jackson o Sting me considero capaz de cantar como ellos, pero hay barreras estúpidas con las que hay que acabar. La música está esperando algo nuevo". 
DIÁLOGO CON LA MÚSICA 
Así fue poco a poco el cantaor llevando la conversación hacia algo que siempre ha defendido: el diálogo con otras músicas siempre que éste sea posible. "Cuando yo hice el arábigo andaluz, recuerdo que me dijeron de todo, que estaba loco... Con "La palabra de un gitano", en el año 71, sonaron violines por bulerías y también estaba loco. Pero me remonto mucho más atrás. Hay una grabación que se llama "Detrás de las estrellas" que hice con Gualberto, en aquel grupo llamado Smash, en la que un flamenco canta por primera vez rock, allá por el año 60". Esto da una leve muestra de la diversidad musical que El Lebrijano siempre tiene en su cabeza: "La música es el bien componer de los sonidos en el tiempo, y todo lo que entre en esta definición es válido para mí". 
Juan pertenece a esa generación de cantaores cuya juventud estuvo marcada por la llegada de otras músicas al país. "Tuve mucha suerte, porque coincidí con todos los grandes de la movida madrileña y lo mismo escuchábamos cantar a la Niña los Peines que a los espirituales negros. Si venía a Madrid un grupo de jazz, nos metíamos en un garito a verlo. Por esa inquietud de entonces fuimos y somos la vanguardia". Pero aunque la desviación hacia otros sonidos es inevitable para el cantaor, mucho más lo es hablar de lo suyo. Porque además de los devaneos por el jazz, el rock o lo que fuera, El Lebrijano dedicó cinco años a pasearse por el mundo con Antonio Gades, y le han acompañado dos generaciones distintas de guitarristas, desde el Niño Ricardo a su mejor alumno, Paco de Lucía, desde Melchor de Marchena a su hijo Enrique, sin olvidar "aquella tarde con Felipe de Triana en la venta Manzanilla en la que me tocó Manolo de Huelva cuando yo era un chaval". Y es que "Encuentros" con las seis cuerdas, ha tenido Juan muchos, porque gracias a ellas comenzó a abrirse puertas en esto del flamenco. 
PASTORA, SU MAESTRA 
Pero pese a ser hijo de cantaora, El Lebrijano reconoce que habría sido tratante como su padre a no ser por su gran maestra y musa: Pastora María Pavón Cruz. "La Niña de los Peines me llamaba sobrino y ella me enseñó prácticamente lo que sé. Decían que estaba ida, pero es que no la conocían. Ella era un genio y fue la primera en hacer distintos cantes con la misma letra y en cantar de detrás para delante. La bambera, la petenera, los tientos... no serían lo que son sin el sello de Pastora. Por eso soy un afortunado, porque la conocí y sobre ella edifiqué mis cimientos, todo eso que no se ve, pero que es absolutamente necesario". Aquí, en este punto de la conversación, terminó el paseo y de pie, junto a los arcos triunfales que rodean su casa, llegó el momento del glosario de agradecimientos. "Para mí, uno de los mejores cantaores que han existido es Juan Talega y de él aprendí mucho. Mairena, Pinto, la Fernanda y la Bernarda...".
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario