jueves, 14 de abril de 2016

Entrevista a Diego el Cigala


Entrevista a Diego el Cigala:

Para Diego el Cigala "Corren tiempos de alegría". El del madrileño barrio del Rastro sigue dando un vuelco a su carrera a golpe de trabajo, y después del éxito de "Entre vareta y canasta", un disco que fue producido por los "Caiga quien Caiga"(programa de TV, emitido en España en Tele5) y auspiciado por el propio Juan Valderrama, vuelve al mercado para inaugurar el sello Tablao, de BMG. Con una portada en la que el sobrino de Farina aparece sentado en un trono con una grotesca indumentaria -smoking, camisa de chorreras y zapatillas de deportes-, y con colaboraciones tan lujosas como las del pianista cubano Bebo Valdés y el trompetista neoyorkino Jerry González, Diego Jiménez Salazar, ése al que José Monge bautizó como El Cigala, firma una grabación de ida y vuelta con la que que sueña un futuro de éxitos. Él mismo me lo contó el otro día, a eso de las doce de la mañana, entre los ladridos de su perro: 
Diego, para hablar de tu nuevo disco, primero hay que detenerse en la portada. 
-No fue idea mía, pero tengo que decir que ahora me gusta. Queríamos salirnos del típico gitanito en blanco y negro y creo que es bonito el contraste entre el smoking y las Adidas. Muchos me han dicho que me parezco a Prince. 
Los artistas siempre decís que lo último que habéis hecho es lo mejor. ¿A ti te ocurre con este disco? 
No quiero caer en el tópico, pero es que es así. En "Corren tiempos de alegría" he fusionado con Bebo Valdés, que era la primera vez que tocaba flamenco, por lo que hemos aprovechado su aire cubano para hacer unas guajiras preciosas y un bolero. Pero es que además he conseguido que también colabore Jerry González, al que había visto en "Calle 54", de Fernando Trueba. Con gente así tenía que salir una cosa bonita, porque además ha sido todo muy natural. 
¿Planificaste mucho la propuesta? 
Para nada. No tenía un concepto preconcebido del disco. Desde que empecé a grabar los tangos que dedico a las madres todo fue sucediendo en el estudio como si fuera un sueño. Oye, por cierto, 
¿cómo apareció entonces Bebo Valdés? 
Fue como una varita mágica. Fernando Trueba me dijo "¡pah!", y me lo puso ahí delante. 
Lo del bolero y la fusión es un poco arriesgado en relación a lo que venías grabando, ¿no? 
Esto es un reto. "Entre vareta y canasta" me gusto mucho, pero este disco está en otra dimensión y, además, he conservado en él toda la pureza del flamenco. 
El público aún no ha podido oírlo. Cuéntale tú lo que se va a encontrar. 
Es un disco para todos los públicos que contínuamente va dando palos, pero tiene una lógica y un porqué, todo viene a cuento. 
Las letras están muy trabajadas. Menos mal, porque el mercado últimamente saca unas cosas...
Son de Javier Limón, un monstruo. Con las alegrías, por ejemplo, me llamó un domingo por la mañana y me las cantó. Cuando las escuché me quedé hecho polvo. 
A todo esto, Diego, y antes de seguir con otras cosas, ¿le tienes miedo a la crítica? 
-Antes se lo tenía, pero ahora me da igual. Si no hiciera calidad sí estaría preocupado, pero como no es así... El bolero o la portada me lo podrán criticar, pero el arte sin crítica no sería arte. 
Toquemos un tema escabroso: que te tachen de camaronero, ¿es para ti un halago o un achaque? 
No me siento halagado con eso para nada. Camarón es una losa que llevo encima. Mi voz se asemeja a la de él y por eso la gente cree que lo imito. Y es cierto que él ha sido uno de mis maestros, pero he tenido otros, como Ramón el Portugués. Ahora, que con este disco me voy a quitar la losa de encima, seguro. En realidad es un privilegio que me comparen con ese genio, pero creo que no soy merecedor de ese honor. Me gustaría borrar esa imagen, porque si no, apaga y vámonos: imitar no sirve de nada. 
Volvamos a hablar de algo que te alegra: Niño Josele. A tí te han tocado Vicente y Tomate, pero con él dices que estás más a gusto. 
Él es mi mano derecha. Quitando al maestro Paco es el que más me gusta e incluso noto que cuando me acompaña su toque es superior a mi cante.
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada