jueves, 22 de septiembre de 2016

Entrevista a Mártires del Compás

Entrevista a Mártires del Compás :

Mártires del Compás 
Luis Clemente 
"EN "MÁRTIRES" CADA FRACASO EN VENTAS ES UN ÉXITO" 
Mártires del Compás publican 'Mordiendo el duende', cuyo sonido parece dejar atrás una trilogía. Su compositor ha cuadrado ingeniosas y flamantes letras en el mundo del pop y del flamenco.
Hay imágenes fuertes en la soleá: "Es tu cariño pa mí como un bote de tetabrí que unas veces se abre fácil y otras no se quiere abrí". 
Chico: La soleá se había alegrado en el tiempo y la he querido hacer lo más pausadamente posible. El silencio toma más partido. 
Lleva la guitarra flamenca de Rafael Rodríguez, "El Cabeza". 
Manuel: Es al único que dejaría tocar en el disco, porque es un tocaor, de los que trabajan todos los días. 
Chico: Para mí era fundamental que El Cabeza estuviera en mi obra porque es clásico y nuevo. En mis discos nunca he querido que colaborara gente de renombre, sólo el Cabeza en este último y Manolito Soler en el primero. 
Lo llevabais claro a la hora de grabar. 
Julio: Nos pusimos en el estudio, con los casquitos puestos, mirándonos todos… 
Alberto: ¡Un dos tres! Pim, pom, pam. Y palante. 
Chico: En el estudio alucinaban con la soleá: ¿cómo la vamos a hacer? No, viene El Cabeza. ¿Pero cómo la vamos a hacer? Nada, en dos horas. Teníamos clara la introducción, pero no sabíamos es cómo iba a cantar yo la soleá. 
Manuel: El desenlace es lo que no estaba claro. 
Chico: Ni el drama ni las letras. 
¿Ni las letras? 
Chico: Es que esa letra la he cantado por fandangos. En los conciertos siempre meto letras nuevas. Lo que me apasiona es el final, porque se está perdiendo la salida por soleares. Lo difícil no es empezar, es terminar cualquier cante. Esa salida de soleá por bulerías con aires de Cádiz: "Esta noche yo he quedao con ella, no sé si para el amor o para la guerra". 
El 'Rigui mártir' tiene una de las mejores letras. Comienza "por las aguas del Estrecho flotan claveles negros". 
Chico: Desde el primer disco estoy tocando el tema de los espaldas mojadas, que cada vez está más vigente. Es una de las canciones más crueles, es la conciencia que no tenemos, se repiten casos y seguimos mirándonos el ombligo, porque si no pasa en Sevilla no existe. Pero yo hablo de África como si hablara de las Tres Mil Viviendas, son los que trafican con personas… 
'Maltratada' lleva una guitarra algo jazzística. 
Chico: En este disco hay muchos acordes jazzísticos, a nivel de acordes es el mismo formato que el flamenco. Los acordes jazzísticos enriquecen mucho la postura flamenca. En esa canción no hablo directamente pero sí defiendo una postura: a la agresión, reacción. Si se muere luchando se muere por el futuro. Es aberrante hacer daño a lo que tú has querido." 
¿Qué es 'Oye el libro'? 
Chico: Para mí es la canción bandera del disco. Una insatisfacción constante como es la de mis relaciones amorosas: "Con lo que tú me haces voy a escribir un libro con palabritas de hambre y de sueños perdidos" 
Dices: "El que busca lo que pierde nunca vive lo que tiene". 
Chico: Es poner la vista hacia delante, para atrás ni para coger impulso" 
En 'Los peluqueros' cantas: "En la cama todo vale y en la lucha lo chico se hace grande". 
Chico: Es lo más pop, homenaje a una época, la de Crosby, Stills, Nash & Young, Traffic, Cat Stevens… la cuerda me sonaba a canción pop cantautora… "Hay hombres de pelo corto", cantado como "How many times.." de Dylan. Tengo amigos peluqueros y ni en la CIA hay tanta información como en la peluquería del peluquero de la vida. El peluquero es una persona con buen gusto, y el barbero lo pierde. Es la primera vez que nos metemos en el pop dejando el flamenco, pero no sé porqué hay alma flamenca, hay flamenquería en esa canción. Pero creo que es interesante desde el punto de vista literario, si ves la metáfora, me da muchas imágenes la mariconería de los peluqueros. 
¿No te ponen pegas los demás mártires cuando escribes? 
Chico: Ellos confían en mis letras. Ven en mí que tengo una capacidad más rápida para eso, lo mismo que Julio para los acordes. Cuando soy gracioso le doy la chispa gaditana, pero también le puedo dar la crueldad sevillana. 
Ya no hay sevillanas, ni apenas guitarra eléctrica, está menos recargado de percusión. 
Chico: Al no estar Sidy con la parte africana todo ha quedado mucho más transparente. Nosotros hacíamos un tema y después él entraba, y eso condicionaba el sonido, lo limitaba. Me ha gustado mucho colaborar con Sidy, pero estoy convencido de que si hubiera hecho mis trabajos sin él todo hubiera salido mucho mejor. Y aparte hubiera ligado más. El trasfondo de todo esto es que hubiera ligado más. 
Julio: El truco está en no pretender meter todos el mismo acorde. Desglosamos cada acorde para que todos tengamos nuestra identidad, pero al unirnos a nivel armónico creamos el único acorde. Lo más complicado es hacerlo fácil. 
Jesús: Lo difícil es descomponer el acorde. Chico: Lo que es nuevo, si hay algo nuevo, es llegar a la conclusión de que con un cajón, un bajo y dos guitarras se puede llegar a cualquier entendimiento musical. Siempre me he opuesto a los vientos, la batería, el piano… todo lo que tenga más de seis cuerdas entorpece el compás, el latido de lo que es el grupo Mártires. 
Surrealismo. 
Chico: Nosotros hemos renovado la lírica, eso es cierto. Yo creo que le he dado un pulso diferente a la forma de escribir cosas, humanizar tetrabriks, microondas… soy pionero en eso. 
Si el anterior cerraba una trilogía, ¿este qué empieza? 
Chico: No es una cuestión de cerrar o abrir trilogías, es un ciclo natural y Mártires está en ese cenit. En Mártires cada fracaso en ventas es un éxito para el siguiente disco, un éxito porque seguimos creando, y gracias a la constancia, porque creemos en nosotros más que en los demás, hemos llegado a cerrar una trilogía porque el concepto amplía el campo, en Mártires no ha habido una reacción contraria a que una compañía no venda, porque hemos demostrado que se puede hacer música en este país bien sin tener que estar en los 40. Si vas a cantar, llenas el sitio y la gente se sabe tus canciones, ése es el éxito comercial que debe tener tu obra, no los millones que cobras. 
"Llamar flamenco a ciertas cosas me parece una ofensa, un poco vergüenza", dices. Te indignas mucho con el flamenco. 
Chico: Si ves los programas de televisión y eres un buen aficionado, te indignarías como yo. Se han perdido cantidad estilos por culpa de esa ignorancia, se ha perdido el espíritu de salir de fiesta, de estar en un colmao… vale, estamos en el 2000 y no se puede estar en un colmao porque al flamenco hay que sacarlo de la oscuridad para que se entienda. Pero si lo hemos sacado para enterrarlo, no estoy de acuerdo. Prefiero que vengan los municipales a cerrar el bar donde canto a que estén en el Lope de Vega o en el Maestranza, matándolo allí, en un sitio digno, como si fuéramos a la Catedral. Para mí el flamenco no es que sea una cosa seria, es una forma de vivir. Y voy en contra de todo aquel que agrede mi forma de ser. 
Cada vez que te mencionan la palabra fusión levantas la espita de la mezcla. 
Chico: Ya llevo veinte años diciéndolo, que la fusión es imponer un ritmo, un criterio, sobre otro y nosotros, como tierra de mezcolanzas… Si hablamos de flamenco no me hables de Tomatito y Michel Camilo, no me hables de Ketama ni de Joaquín Cortés, ni de Mártires… aunque nosotros, cuando nos filtramos en lo puro somos más puros que cualquiera, lo demuestro: lo hago y lo grabo. No estoy tirándome el rollo. Lo cumplo con mi honradez y con mi forma de ser. Pero aquí se ha perdido esa forma de ser. 
¿Cómo eres capaz de decir que le han faltado el respeto al flamenco? 
Chico: Los que le dieron grandeza al flamenco en Sevilla vinieron de fuera, malvivieron del flamenco en la Alameda cantándole a lo que ya sabemos. Y Sevilla cree que el cante es de señoritos. Esa falta de cultura de tus raíces la pagaremos caro porque estamos perdiendo algo nuestro para llegar a algo que no nos pertenece, que es la abducción del flamenco, de una falta de gusto y sensibilidad absolutas. Quien no conoce su historia está condenado a repetirla, y eso lo pagaremos caro. 
Fernando Martín escribió en El País: "Mártires levantan la bandera de los históricos Veneno con más derecho y vigor que nadie hoy". 
Chico: Lo del disco de Veneno fue un accidente y Mártires somos una realidad. Llevamos cuatro discos manteniendo el flamenco billy, en la dirección que queremos. Hay pocos grupos que tenga tanta autonomía, yo le cedo mis derechos a mis músicos, a mis niños, como forma de comprometer a mis músicos. Yo soy mellizo y me enseñaron a compartir. 
¿Mellizo? 
Sí, mi hermano es más grande, yo soy de la teta de atrás. 
Luis Clemente

Entrevista a Marina Heredia

Entrevista a Marina Heredia :

MARINA HEREDIA , EN OTRAS FORMAS DE FLAMENCO 
Con sólo 20 años y a punto de editar su primer disco en solitario, es considerada como una de las mejores voces de Flamenco. 
Si Macanita es voz de bronce, la de plata es, según el programa en que aparecen juntas, Marina Heredia, piel blanca, cante terso, entre la elegancia de movimientos de su buena planta, del buen temple que no pretende romper. Voz joven intentando sacar lo antiguo, oscuro. Hace tangos de su tierra, Granada, y entre las licencias que se permite tintinean sus largos zarcillos por alegrías. Cumple los 20 en abril. Amiga de Estrella Morente desde chiquitita ("Anoche estuvimos juntas, de fiesta...") se encuentra concentrada preparando su primer disco. Acaba de firmar con Universal y están buscando temas, sin prisas. "Queremos hacerlo muy bien, con muchos detallitos, todo muy limpio" ¿Para otoño? "Yo diría que sí, la gente de la casa de discos quiere que salga para primavera, pero creo que no va a dar tiempo". ¿Llevará el padrinazgo del padre de Estrella? "Por mí encantada, pero el productor de mi disco es Isidro Sanlúcar. Yo ahí no entro". 
Entró en un estudio de grabación, con producción francesa, a los trece años junto a Pepe Habichuela, Enrique y Estrella Morente. A partir de los quince comienza a dejarse oír desde la parte de atrás de los cuadros flamencos, primero de bailaoras (La China) y después con guitarristas como Miguel Ángel Cortés. "Cuando yo empecé, Miguel Ángel fue el primero que se arriesgó a ensayar conmigo, a ayudarme, porque sabes que siempre tienes que tener un guitarrista a tu lado que te vaya diciendo, dándote pie. Con Paco he estado menos, porque él es mayor y está muy ocupado con Carmen Linares". 
Ventilando 
Con él interpreta en vivo ‘Baladilla de los tres ríos’ de Lorca, una canción que llevaba arreglos de un disco de Carmen Linares, a quien sustituyó en un espectáculo de María Pagés en el Festival de Música y Danza de Granada. En materia clásica, colaboró en la última Bienal de Flamenco de Sevilla con José María Gallardo en seis ‘Canciones de la vida’, que se acaban de publicar en disco como "La Maestranza". "Hombre, suena a flamenco porque yo no puedo cantar otra cosa que no sea flamenco, y José María tiene mucho toque flamenco. Ya el flamenco no son sólo seguiriyas, soleá y bulerías… La canción de despedida se asemeja a unos tientos. Con él es un gusto trabajar y con los músicos que lleva he aprendido mucho porque es una gente muy abierta. Y siempre viene bien cambiar un poquito de aires". ¿Ventilarte en un ambiente un poco cerradillo, donde siempre es lo mismo? "Ya sabes, el ambiente flamenco es: terminas de trabajar y una marcha y otra marcha y fiestas… eso un día está bien, pero aquí hay que trabajar todos los días y no se puede una dislocar, si no, al día siguiente no das la talla. Con esta gente es todo lo contrario, nada más que trabajar, y si algún día encarta una fiesta, pues vale". 
En dicha Bienal estuvo también con la bailaora Eva la Yerbabuena. "Este año hemos trabajado mucho, y para mí es un gustazo, porque cantarle a Eva es un supuesto sentido… es otra forma de ver el flamenco, es fantástico". Y detrás de La Yerbabuena se sienta silla con silla con Arcángel. "Dentro del espectáculo cantamos por separado y en alguna ocasión también hacemos juntos alguna letrita todos los cantaores". 
De las de atrás 
Marina ha llegado a ponerse delante de ambientes radicalmente distintos, lo mismo participa en el Espárrago Rock (98) que en una ópera, ‘Amore’ (99) de Mauricio Sotelo. "Al comienzo lo vi un poquito arriesgado porque era mezclar flamenco con ópera contemporánea. Decía: veremos a ver si no nos matan aquí…" La montó en Munich durante mes y medio con la también cantaora Eva Durán y en España se estrenó en septiembre, en el Teatro de la Zarzuela, y no tuvo otra representación. 
La pasada semana cantó en Francia, "en un festivalito cerca de París", con su padre, Jaime el Parrón. Su maestro. "Fue el primero que yo escuché cantar. Cuando nací ya empezó a cantarme y después he aprendido de todo el mundo… de todo el mundo bueno" ¿Referencias? "Si te dijera otro te mentiría: de Camarón". Sin embargo no tiene el acusado aire camaronero propio de las últimas generaciones. "Es que hay que saber separar un poquito. Soy fan número uno de Camarón, y siempre lo seré, pero también hay más gente que canta y cantaba muy bien y no te puedes encerrar en una sola persona estando Caracol, Mairena o Chacón, habiendo tantos como hay. Yo soy de las de atrás en forma de pensar." Luis Clemente

Entrevista a Manuel Morao

Entrevista a Manuel Morao :

Manuel Morao Madrid 1999. 
- Me han comentado que estáis grabando ritmos de flamenco que no suelen aparecer muy a menudo en las grabaciones actuales, algunos de ellos prácticamente inéditos. 
Hay cantes y ritmos de las bodas, ritmos de la intimidad de las celebraciones gitanas que no se han grabado nunca y tampoco se han interpretado en teatros, músicas desconocidas para los que no son gitanos, eran cosas rituales, yo he sacado eso a la luz, me parece oportuno mostrar toda la riqueza de esta música. 
- ¿Con que otros palos se pueden relacionar estos ritmos? 
Esto está todo hecho en ritmo de Soleá, pero ni es Soleá ni es Bulería, está en un punto medio, por eso son difíciles de hacer, es algo delicado, hay que crear un equilibrio muy exacto para tocar ese ritmo 
- En todas las producciones de "Manuel Morao y gitanos de Jerez", hay una clara preocupación por el contenido, tanto por la calidad como por la variedad. 
Por supuesto, la mayoría de las producciones discográficas se hacen buscando el "pelotazo", para ganar dinero, todo en la vida está pensado por el dinero, pero tampoco es cuestión de hacerlo todo con vistas al dinero y desvirtuar el productos. Otros productores rechazan el flamenco tal como es, adornan con otras cosas para hacerlo más ligero y adaptarlo a las grandes masas, yo lo que hago es mostrar el flamenco autentico, tal y como es, de momento creo que no voy desacertado porque el público lo acepta tal y como es. Puede que tenga menos público, pero también esto puede ser porque se hace menos promoción... y por eso se conoce menos. Se habla de que el flamenco puro está anticuado y yo estoy mostrando que el flamenco puro es la vanguardia, ya que como se desconoce totalmente, resulta algo muy nuevo para el publico. 
- Como guitarrista has trabajado con muchos grandes nombre del flamenco, como Mairena, La Perla de Cádiz. ¿ En que se diferenciaban estos artistas, cuando tenían 20 o 30 años, de los actuales artistas de flamenco? 
Entonces solamente hacían música, no era todo por ganar dinero, ellos hacían esa música porque era parte de su vida, la música de los cantes gitanos es parte de nuestras vivencias, de nuestra cultura. Es distinto cuando exteriorizas una música que forma parte de ti a cuando haces la música que has aprendido. 
Entiendo el flamenco como una música étnica, de una raza. El cante gitano andaluz, que es lo que hacemos los gitanos de Andalucía, es parte de nuestras vivencias, en esa música cada uno cuenta su historia. 
- Ha sido una música que ha asimilado muchas influencias de otras culturas. 
Exactamente, todas las músicas tienen influencias, nadie ha inventado la música, pero tienes que tener inventiva. 
- Cuando eras un niño, ¿te llamaba la atención la música que se tocaba en tu casa? 
Es algo que forma parte de ti, es muy natural, 
- El análisis viene después. 
Si, sobre todo cuando pasan los años y vas teniendo conocimiento de que hay otras músicas. Entonces vienen las comparaciones y el análisis, antes los aceptas como una cosa natural, algo que es parte de la vida. 
- Al profesionalizarte tienes que tocar un repertorio durante varias noches, con una iluminación y un sonido amplificado, entonces la actitud y los significados son muy distintos. 
Si llegas a ese estado de profesionalización, te acostumbras, el que es artista y siente algo, intenta exteriorizar esos sentimientos, pero claro, quizás la intensidad no es la misma cuando trabajas todos los días, pero el profesional se acostumbra, por supuesto que nunca se hace igual, porque todos los días no se está bien, hay días en que estás regular o mal. El más exigente es el propio artista porque siempre piensa que lo puede hacer mejor. 
- El flamenco ha sufrido bastante en los estudios de sonido. ¿La evolución de la técnica ha permitido mas comodidad al músico? 
Bueno, ahora hay más facilidad para demostrar la técnica que tienes, pero también se congela el arte que tengas. En un estudio todo es frialdad, por eso artísticamente puede que no digas nada en el estudio. 
Toda la discografía que hago como productor esta grabada en directo porque prefiero darle el calor de la interpretación, de la improvisación, de la vivencia. 
- ¿ No es exagerada la preocupación por la técnica y por la ejecución perfecta? 
Me parece una barbaridad, eso es acabar con el arte, al mismo tiempo da entrada a muchos profesionales que no son buenos artistas. Hay muchos buenos profesionales y muy pocos artistas. 
- ¿Quién es artista? 
El que exterioriza sentimiento, el que improvisa, el que da entender algo, el que crea algo. Lo demás es técnica. 
- Todo ha cambiado con el tiempo ¿Y las letras? 
Las letras de los cantes gitanos tienen un argumento, los autores también se conocían por las letras, podías decir este cante es de este cantaor, y era porque había creado la letra y la música, cada cantaor aporta un poco a la letra si es artista. 
- Si pudieras hacer un grupo flamenco ideal. ¿Que artistas incluiríais? 
Ha habido tanto buenos artistas, cantaores como Manuel Torre, Enrique el Mellizo, Joaquín el de La Paula, ha habido infinidad de gitanos que han sido maravillosos cantaores, el cante es la base del edificio musical del arte flamenco. 
- Parece que los nuevos músicos entienden mas de ritmo que de cante. 
Es que se ha perdido, a excepción de unos cuantos que sabemos la base, los demás no tienen ni idea, hacen "canciones", "temas", como dicen ahora... hay personas que no tienen nada que ver con el flamenco ni con los gitanos, ni con los andaluces, ni con la música, hacen "temas" y ganan dinero... 
- También hay artistas que saben muchos más de flamenco de lo que demuestran en su carrera profesional, quizás condicionados por el mercado musical... 
No, porque desgraciadamente no saben, nadie nace sabiendo, y si no te gusta muchos una cosa es imposible que los aprendas, y a estos no les gusta el flamenco. , Quizás porque es más difícil y hoy hay otra manera de vivir. Hay que vivir de una cierta manera para saber de cante y saber que representa. 
Los jóvenes son cantantes, de hecho dan conciertos, no hay una palabra que menos le pegue al cante gitano que la palabra "concierto". 
Entrevista: Daniel Muñoz.

Entrevista a Manuel Herrera Rodas

Entrevista a Manuel Herrera Rodas :

Entrevista a Manuel Herrera Rodas, director de la Bienal de Flamenco de Sevilla 
"La Feria Mundial del Flamenco evidencia que luchar por el flamenco es una tarea colectiva, no el trabajo individual de un llanero solitario" 
Silvia Calado Olivo 
El negocio que gira alrededor del flamenco da los primeros pasos para caminar de la mano en su desarrollo internacional. La I Feria Mundial del Flamenco, que tiene lugar en Sevilla entre los días 4 y 7 de octubre de 2001, ha creado un foro pionero en la promoción comercial de este arte. Manuel Herrera Rodas, director de la Bienal de Flamenco de Sevilla, muestra la satisfacción de ver ya superadas todas las previsiones, pero sin perder conciencia de la reflexión permanente a la que habrá que someter esta cita en el que arte y empresa van a una. 
¿Con qué propósitos arranca la I Feria Mundial del Flamenco? 
Consideramos que la Bienal de Flamenco de Sevilla debía ser algo más que una sucesión de espectáculos cada dos años, por muy importante que sea la muestra, para convertirse en el gran escaparate de todos los productos que el flamenco es capaz de generar. Una oferta que Andalucía tiene que rentabilizar como tierra generadora de flamenco. Por ello, nuestro objetivo era tanto fijar a la Bienal como un gran festival con unas características definidas, como dotarla de una infraestructura permanente que fuera una referencia internacional de lo que es el flamenco. Tal meta se quedaría corta si no fuéramos capaces, al mismo tiempo, de poner en valor y promocionar todo lo que el flamenco es capaz de producir. Y no sólo como propuesta escenográfica y artística, sino integrando todas las industrias y artesanías que giran alrededor del flamenco: moda, casas discográficas, producción audiovisual, el mundo de la guitarra y los instrumentos de acompañamiento... Aprovechando la experiencia de Fibes (empresa gestora del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla) en la organización de ferias y congresos, consideramos necesario aunar esfuerzos para dar el sitio y el escaparte idóneo a ese producto comercial susceptible de generar negocio. La Bienal logra así diversificar sus funciones entre la propuesta artística y la actividad comercial. 
¿Se han cumplido, de momento, las expectativas depositadas en la organización de este foro?
Sí, porque aparte de poner en valor los productos flamencos, pensamos que también era nuestra obligación mover conciencia. Y, de alguna manera, zarandear a la sociedad y, con ella, a las instituciones públicas para que todos juntos nos diéramos cuenta de que luchar por el flamenco es una tarea colectiva, no un trabajo individual de un llanero solitario. Hemos intentado no sólo contar con instituciones que tienen la obligación de cooperar en este fin, como las consejerías de Cultura y Turismo de la Junta de Andalucía, sino también adentrarnos en todos los ayuntamientos y diputaciones andaluces para que dentro de esta feria tuvieran cabida y fueran promocionadas las artesanías relacionadas con el flamenco que el mundo de la globalización considera economía sumergida. Y así hemos conseguido que zapateros especializados en hacer zapatos para bailaores, diseñadores y creadores de ropa de baile, fabricantes de cejillas, productores de peinetas o luthiers se codeen con promotores y programadores artísticos del género flamenco o empresas de representación y management. Con todos ellos, presentamos un gran paquete diverso, variado y plural que va a dar muestra de la evolución permanente y positiva que, desde el punto de vista económico, está moviendo el mundo del flamenco. 
¿Ha cubierto la Feria su vocación internacional? 
Somos conscientes de que los atentados terroristas ocurridos en Estados Unidos están teniendo una repercusión negativa en cualquier acontecimiento de carácter internacional. Sin embargo, estamos recibiendo una respuesta positiva por parte de todos los expositores y, es más, nadie nos ha anunciado que cancele su visita. La Feria contará con una representación importante del comercio y los negocios de Estados Unidos, Canadá, Japón, Asia y Europa. Para canalizar estos contactos, hemos contado con la colaboración del Instituto de Fomento de Andalucía, la dirección regional del Instituto de Comercio Exterior y los departamentos internacionales de la Consejería de Turismo. Ellos han tramitado, desde un punto de vista internacional, la captación de programadores y prensa extranjera. La Bienal ha depositado la responsabilidad de las relaciones externas en Pepe de Lucía, dada su experiencia y capacidad de gestión en el exterior.
¿Se puede adelantar ya un balance? 
"Tenemos que hacer una reflexión permanente del cumplimiento de los objetivos de la Feria y no mirarnos en el espejo narcisista" 
A pesar de que las previsiones se han desbordado, no podemos vender humo ni creer que con la primera edición ya está todo hecho. Las ferias se consolidan en la segunda o la tercera edición que es cuando, además, se criba. Ahora mismo hay una gran oferta, pero aún no sabemos si toda esa oferta es de interés. Este foro aúna dos tipos de feria: las dedicadas exclusivamente a un mercado interno de vendedores y compradores; y aquellas otras cuya característica fundamental es la apertura al público general, con atractivos como la presencia de artistas de primer orden, desfiles, espectáculos o restauración. 
Todas las infraestructuras del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla se ponen a disposición de la feria como negocio y otros 7.500 metros cuadrados de superficie se ponen al servicio público. Aunque, en virtud de la experiencia de Fibes, hemos intentado compaginar todos los intereses, quizás, cuando hagamos el análisis final, vemos que hay que avanzar en el campo del sector negocio o que hay que reducir en el ámbito del público. Evidentemente, habrá que ir cubriendo todo defecto o carencia que vayamos viendo y mejorar de cara al futuro. Estamos satisfechos, se han cubierto los objetivos previos, pero habrá que estar atentos y no mirarnos en el espejo narcisista para congratularnos de lo buenos que somos. Tenemos que hacer una reflexión permanente de los objetivos que estamos pretendiendo, que no son otros que poner en valor el flamenco y demostrar que es un producto de altísimo interés turístico para Andalucía. No podemos olvidar que piedras, monumentos, gastronomía, sol y playa hay en todas partes, pero la gente busca cada vez más la identidad de los pueblos en el turismo. El mundo ahora se mueve por otros intereses como los encuentros entre culturas, civilizaciones y razas. De ahí que estimemos importante que el flamenco se ofrezca desde Andalucía como un producto de autenticidad de nuestra tierra. 
¿Puede entenderse la Feria como un primer paso para dar cohesión sectorial a las empresas relacionadas con el flamenco? 
Creo que sí. Y también debería ser un primer paso para crear la gran industria discográfica andaluza. La Feria pondrá en evidencia una contraposición entre las grandes discográficas multinacionales y su capacidad de gestión y negocio, frente a la pequeña empresa discográfica andaluza de un pueblo o de un señor que, con mucho amor al flamenco, ha montado una empresita cuyo negocio se reduce a la edición de tres o cuatro discos al año. Tenemos que avanzar uniendo intereses, pues Andalucía necesita liderar el negocio del disco y del vídeo flamenco. Para ello hace falta no sólo una unión importante de los empresarios, sino también el apoyo de todas las instancias implicadas en la promoción de la región. Si no, corremos el riesgo de que intereses comerciales, de grupo o mediáticos sean los que dirijan el futuro del flamenco. Y no debemos perder de vista que constantemente estamos clamando al cielo porque esto desaparece o porque cambian los gustos del público, sin darnos cuenta de que también estamos contribuyendo a globalizar la cultura y, por tanto, el flamenco. Si de verdad queremos apostar por un liderazgo de un arte tan nuestro como es el flamenco, tenemos que apostar por los soportes que lo difunden. 
¿La acogida de la Feria evidencia una creciente profesionalización del flamenco? 
"El flamenco tiene que desarrollarse en los mejores escenarios del mundo y divulgarse mediante los más sofisticados medios de comunicación de que dispongamos" 
Ya se están empezando a dar los primeros pasos para tratar al flamenco con las mismas características comerciales y de promoción que se usan con las otras músicas. El hecho de que haya cada vez más artistas que han tomado el camino de estar dirigido por un manager y tener una casa discográfica a la que deberse ha supuesto una enorme eclosión. Tenemos muchos ejemplos de grandes músicos flamencos que, en cuanto han tomado el camino de profesionalizar su arte, han experimentado un despegue impresionante. Por ahí van los tiros. Es inconcebible que en el siglo XXI todavía estemos soñando con cuevas y corrales de vecinos que son lugares sólo para tener en la memoria, pero nunca para idealizarlos como el marco adecuado donde actualmente debe desarrollarse este arte. El flamenco tiene que desarrollarse en los mejores escenarios del mundo y divulgarse mediante los más sofisticados medios de comunicación de que dispongamos. Y eso es cuestión de profesionalización. 
¿Cómo se repartirán los papeles Bienal y Feria cuando coincidan? 
Procuraremos profundizar en el apartado de programadores, ampliar su estancia para que puedan asistir al mayor número de espectáculos posible. Habrá una especie de feria, no material, para mostrar a alrededor de un centenar de programadores de todo el mundo la oferta de espectáculos del festival. Por otra parte, coincidiendo con la recta final de la Bienal, se celebrará la Feria con las mismas características que en esta primera edición. De esta forma, los espectáculos del festival serán también espectáculos de la Feria y las empresas tendrán la oportunidad de utilizar todos los espacios escénicos de Sevilla para mostrar su oferta. 
¿Por qué la Bienal no ha aprovechado la Feria para mostrar los espectáculos en cuya producción ha colaborado? 
Quien tendría que haberse ofrecido para presentar esos espectáculos son las propias empresas y artistas que generaron sus espectáculos en la Bienal. Y ni siquiera ha ocurrido con los que después no se han vuelto a representar. Todo lo que se va a ofrecer en la feria corre a cargo de los expositores, ni Fibes ni la Bienal ofrecen espectáculos contratados. Son empresas, discográficas o instituciones las que están interesadas en mostrar comercialmente su producto en el marco de la feria. Es un concepto de mercado. 
Y, por cierto, ¿va superando el festival el tradicional problema de falta de continuidad de sus espectáculos? 
Si hacemos un análisis de los espectáculos del año pasado, es cierto que ha habido algunos que no han vuelto a presentarse porque tampoco tuvieron gran aceptación de publico. Cada uno se arriesga al presentar su propuesta. Y, en ocasiones, se presentan ofertas de gran interés pero que sólo tiene acogida entre un público minoritario, por tanto, difícilmente pueden tener salida. Sin embargo, la mayoría de los espectáculos de este último año han salido fuera: Bailaor, de Antonio Canales, que lleva hechas más de cien representaciones; Juana la Loca, de Sara Baras; 5 Mujeres 5, de Eva la Yerbabuena; María Pagés todavía está representando por ahí su Tirana, de la edición de 1998... 
¿Pero no es un poco decepcionante que cuando posteriormente se reestrenan, se olvide reseñar que fueron concebidos en la Bienal? 
"Soy consciente de que uno de los fracasos de la Bienal es no haber sido capaz de interesar a la iniciativa privada en la promoción de espectáculos" 
Ese es otro problema que habrá que ir resolviendo, pero radica en poder contribuir o no a los pagos de la producción. Y no es dejación de funciones. Somos conscientes de que una vez que salen de aquí se pierde la lectura "espectáculo estrenado en la Bienal de Flamenco de Sevilla". Pero suele ocurrir porque a la empresa le interesa más la vanidad y el morbo de vender la novedad al público de Madrid, de Barcelona o de Berna. Sin embargo, me consta que artistas de menor renombre se han abierto puertas gracias al sello de la Bienal. 
No disponemos de capacidad económica para poder entrar en grandes superproducciones como la que está preparando Sara Baras para la próxima edición, cuyos costes pueden superar los 360.000 euros (sesenta millones de pesetas). Esa es una de nuestras asignaturas pendientes. Y claro que podemos afrontar espectáculos de bajo presupuesto, pero lo ideal sería crear cuatro o cinco grandes producciones que, posteriormente, la Bienal se encargara de vender. Pero ni juntando todo el dinero de todas las instituciones colaboradoras tendríamos esa capacidad. Tenemos que movernos entonces en esas aguas pantanosas de al mismo tiempo estar enseñando la muleta y escondiéndote para que no te coja el toro. 
Asumiendo ese problema de financiación, ¿no se baraja la posibilidad de dar entrada a la iniciativa privada? 
Soy consciente de que uno de mis fracasos como director de la Bienal es no haber sido capaz de interesar a la iniciativa privada en la promoción de estos espectáculos. Yo no sé si la causa es que todavía falta conciencia del valor que puede tener el flamenco como recurso económico o que no hemos sabido motivar suficientemente al capital para que invierta en flamenco. Ni empresas importantes andaluzas ni el capital de ahorro de la región han dado ninguna respuesta contundente a la Bienal, incluso incorporándose como parte de la organización mediante la constitución de una gran empresa mixta institucional y privada. Quizás la Feria Mundial del Flamenco sirva para cumplir este reto.

Entrevista a Kiko Veneno

Entrevista a Kiko Veneno :

Kiko veneno y "la familia pollo": Pequeñas expresiones cotidianas 
Kiko veneno publica un nuevo catálogo de quereres y estares, ahora más redondo. Parte de su mérito está en la sencillez de las letras, esa búsqueda que subyace tras su rumba polimorfa.
Nuevos significados 
"Eso es lo que busco y ésa es mi capacidad de escritor, hacer las cosas elementales, a base de trabajarlas mucho consigo esas pequeñas expresiones cotidianas. es mi campo, es lo que sé hacer y me gusta. No sé hacerlas más complicadas, es un estilo muy claro con el que me puedo identificar. Procuro que vayan teniendo peso, o a veces templarlas para descubrir el peso que tienen y dar significados nuevos". 
Nueve semanas y media paletilla 
"El amigo Jo (productor) llegó el 20 de febrero, fuimos a ver a Raimundo, que le regaló media paletilla de jamón y nos la llevamos al estudio: Así empezó la grabación". 
Por primera vez kiko graba un disco en sevilla, a donde llega su productor Jo Dworniak para trabajar un cuarto disco juntos. Conocen bien el método. Y Raimundo Amador es uno de los seis grandes guitarristas que intervienen en el disco. 
"El factor humano es importante, el estudio es un sitio entrañable, con los amigos, estar en la Alameda, en mi casa… eso nos ha permitido poder trabajar más que en ningún otro disco. Cuando he ido a Londres he estado seis semanas para grabar y mezclar. en este disco hemos estado nueve semanas grabando y he ido dos veces a Londres para mezclar". …
y multiplicaos 
En "Punta Paloma" no pudimos trabajar a tope el equipo porque nos cortaron el suministro. En este disco sí hemos podido funcionar más y estamos completamente satisfechos, el proceso ha sido natural, con lo que las canciones iban pidiendo. Me he quedado vaciado y satisfechísimo, cosa que no me quedé con "Punta Paloma". 
La multinacional que le edita le mira de reojo, mientras fija su otra pupila voraz en el descenso de la línea de ventas desde aquel 92. Entonces se dijo "Échate un cantecito" y puso a Jo a disposición de su personal sonido para hacerlo más entrañable; en este nuevo disco el músico-arreglista-productor inglés se ha volcado más que en ningún otro, le ha echado más horas y más ideas, ha tirado para arriba. 
"Él tira de mí, yo tiro de él… hay cosas de las que no tengo ni puta idea (la ingeniería) y hay cosas de las que él no tiene ni puta idea (las letras, el ambiente que le quiero dar), cada uno aportamos lo mejor que tenemos y rápidamente llegamos a un punto intermedio, ¿No te da la impresión cuando escuchas el disco de que está muy trabajado? De que está muy ensayadito, muy bien hecho… la gente se lleva seis meses para hacer ese tipo de discos, de ese calado. Son muchas horas de trabajo, de esfuerzo. Cuando hay dos personas que pueden comunicarse en equipo… es lo mismo que Raimundo y yo cuando hicimos el primer disco, era una combinación brutal, no éramos dos, éramos dieciséis". 
África, cosa común 
"Lo ha sacado él, con mi ayuda e intuiciones, pero yo por mis propios medios nunca hubiera conseguido dar forma a ese sonido. Lo he intentado, pero hasta que no di con Jo no pude verlo plasmado". 
Hay otros detalles, como los arreglos de cuerda de Antoñito Smash en la joya de balada "Tengo el corazón de tinta", pero es la excepción. Prima la rumba polimorfa y enrollante. 
"El ritmo se lo doy yo, y los acentos y el ambiente, pero fijarlo… el rollo africano, por ejemplo, en el primer disco fue clave. Me dijo que tal como yo quería abordar esto necesitaba una batería africana. Entonces se crea un camino entre el rock y la rumba, entre Andalucía y América, con una cosa común que es África. yo qué sé, intuición sonora. Jo es un artista de los sonidos, no es un intelectual que quiera definir la fusión, sino que la plasma en cintas. me encanta ver su forma de trabajar". 
Familia pollo 
"Se juntan muchas cosas, hemos tenido gallinas y pollos… y la familia, que es la palabra más importante. Pollo es el adjetivo". 
Es un disco con vinculaciones muy familiares, incluso su mujer ha puesto el concepto gráfico del libreto. y después está lo de los pollos europeos, una de sus metáforas abiertas: 
¡feos! / 
yo creía que mis pollos eran feos / 
pero más feos / son los pollos europeos. 
"eso fue por los pollos contaminados, los pollos belgas, que habían comido piensos que no eran legales, como lo de las vacas locas. entonces fue cuando hice esa letra. Coincidió con la guerra de Bosnia: 
los traficantes / 
los auténticos elegantes / 
son los presidentes y los ministros autorizados / 
tiran bombas sin venir a qué / yo no quiero ser de ninguna ONG. 
Acercamiento balsero 
"He hecho siempre muchas versiones, lo que pasa es que no las he grabado. Por ejemplo, sólo de los Beatles hicimos "I am the walrus", "The word" y "Glass Onion" con una letra de fandangos…" 
En su discografía oficial sólo encontramos versiones de Bob Dylan y Paco Ibañez. en "La familia pollo", "La casa del sol naciente" queda cercana al "Memphis blues", pero en inglés y con estribillo del son "Chan chan" de Compay Segundo: 
"Cuando juanica y chan chan / 
en el mar cernían arena / 
cómo meneaba el jibe / 
a chan chan le daba pena" 
"En esta canción intento hacer un acercamiento de las dos puntas del golfo de méxico, unir la parte de nueva orleáns con la de cuba, un camino que tradicionalmente ha tenido mucha conexión. Los ritmos primitivos del blues del delta tenían una percusión que era la clave del son, el camino que con mucho acierto ha recorrido Ry Cooder en "Buenavista Social Club", que le devuelve la herencia del blues de los años 20 a los cubanos. Esa es su grandeza. Pero yo he querido hacer un acercamiento balsero". 
Camisas y toallas 
"Es la propia evolución de las personas y los edificios… hasta llegar al "Polisound", el sonido de los polideportivos, horrible, que es un agobio y un sufrimiento tocar en esos sitios multiusos de muchísima reverb". 
Costumbrismo y picaresca a ritmo de boogie y cambio de camisa en "Se han llevado las toallas":
el gerente del teatro antes era muy rockero / 
ahora le limpia las sillas a la gente con dinero. 
"son más bien crónicas sociológicas, de cuando estudiaba en la universidad, sobre los que se apuntaban al movimiento estudiantil y poco a poco empiezan a copar los cargos". 
Evocación 
"Se rompió el mundo / 
y no ha sido Manuel "
Manuel": "es la historia de un chiquillo de cinco años que tiene síndrome de down, que es muy peculiar, que lo entiende todo". 
"el mundo es una piedra / 
hay que poner la oreja / 
y escuchar su corazón / 
porque si no, se aleja / 
y no comprendes la razón" 
"a lo mejor la gente no entiende de qué va la historia exactamente, pero me da igual, quiero decir, yo lo veo claro, pero tiene un sentido poético abierto y puede tener otra lectura". 
Templar textos 
"Negrilla" 
"La llevo en el corazón / 
como un marcapasos 
"son letras sencillas, casi estúpidas, a lo Hommer Simpson. Siendo tan sencillas expresan actos rutinarios, todo el mundo se puede identificar con ellos". 
"cuando me levanto por la mañana / 
miro por la ventana / 
y me entran ganas de pensar" 
"Cuando me levanto": "Esa es una salida de blues de toda la vida, que a mí siempre me ha hecho mucha gracia: "When i wake up early this morning…", uno de los clichés que tienes en la cabeza, cotidianos, con muchísimo peso, muy reales. También está el sentimiento de la pena que nos une al blues, la nostalgia, porque junto al componente de alegría intento utilizar el dolor como fuente de expresión del arte, como lo utiliza el flamenco o el blues, por eso tiene ese arraigo y conmueve a la gente. El hecho de sufrir, sentimiento de dolor. En la vida o hay dolor o hay heroína, algo tiene que haber". Amor, por ejemplo: 
"hoy empieza todo tú y yo solos / 
contra el mundo dentro del mundo / 
y un segundo la eternidad" 
("Cuando me levanto") 
Ese gran humanista 
Siempre introduce un guiño de letras populares, y en este disco no falta: 
"En esta vida maldita / 
las cosas más le faltan / 
siempre le faltan más / 
al que más las necesita" ("Esperanza"). 
"El hilo conductor de mis letras pueden ser las letras de flamenco, en todos los discos he metido una letra de flamenco, desde el primer veneno. En este disco he metido esta parte, que la cantaba por bulerías Camarón, como gran humanista que era". 
Luis Clemente