jueves, 1 de septiembre de 2016

Entrevista a Juan de Juan


Entrevista a Juan de Juan :

Son las nueve de la noche y Juan está agotado. Siempre que viene a Morón a descansar le ocurre lo mismo. No hace ni cinco minutos que ha terminado de bailar y aun suda. La sesión de fotografía se ha convertido en una improvisada fiesta con sus amigos. 
No hay forma de ver a este joven bailaor moronero serio, pase lo que pase siempre está sonriendo. Confiesa sentirse feliz, aunque un poco más cansado, todo el mundo quiere echar un rato con él y Juan no sabe decir que no. Aprovechando un descanso en la gira de la compañía de Antonio Canales con el espectáculo "Bailaor", charlamos con él y pasamos un rato muy agradable. 
¿Cómo va todo Juan? 
Bien… no podemos quejarnos. Aquí me tienes pasando unos días de oro en mi pueblo. A ver si descanso un poco y disfruto de mi gente. 
¿Quién es realmente Juan Carlos Ramírez Castillo? 
Mira, Juan es un joven moronero que nació el 27 de enero de 1979 en Sevilla. Desde muy chiquillo soy aficionao a la música por motivos familiares. En mi casa tocaban el acordeón mi padre y mi hermano, así que… te puedes imaginar. Soy el menor de tres hermanos, de los cuales ninguno había bailado hasta que empecé yo. Todo empezó a la edad de siete años, cuando mi madre me llevó a aprender a bailar sevillanas a la academia de Juan Triana. Más tarde me marché con Juana Amaya y empecé a bailar flamenco. De manera que, sin darme apenas cuenta, se me mete el gusanillo del baile en el cuerpo... y hasta hoy. 
El autobús Morón-Sevilla y usted han pasado muchos ratos juntos, ¿qué recuerdos guarda de aquella época? 
Imagínate… fueron seis años o más yendo a Sevilla todos los días a bailar, sin fallar ni uno sólo. Al mismo tiempo, iba al instituto de Morón, donde estaba matriculado en el nocturno. Eran verdaderos palizones, porque me levantaba todos los días a las siete de la mañana y me acostaba a las once o las doce de la noche. De aquellos viajes en el autobús comparto muchos recuerdos con algunos estudiantes de música que al igual que yo iban a diario al conservatorio. Además, resulta que muchos de ellos eran compañeros del instituto y nos pasábamos el día juntos. 
¿Qué ha supuesto Antonio Canales en su vida? 
Antonio ha sido y es, un maestro, un padre, un hermano… Antonio se ha portado conmigo muy flamenco y muy bien… que es como se portan las personas buenas que quieren enseñar y dar de corazón. Me cogió cuando era un crío, fue en un cursillo que impartió en el conservatorio superior de música y danza de Sevilla. Allí nos propuso a varios alumnos que nos fuésemos a Barcelona durante una semana, para hacernos unas prueba. Fue entonces cuando me seleccionó y empecé a bailar en su compañía. Llevo cinco años en la compañía y puedo decir que él me ha dado lo que tengo. Yo sabía bailar, pero venía en bruto. Antonio ha sido quién me ha pulido y ha sacado para fuera todo lo que había acumulado en aquellos años de aprendizaje
Cuando se marcha de gira, ¿qué es lo que más echa de menos? 
Piensa que me paso mucho tiempo fuera y ¡claro!…Uno echa mucho de menos a sus padres, a sus hermanos, su pueblo, sus calles, sus amigos y todos esos buenos ratos que se pasan en el sitio donde uno se ha criado. Por eso cada vez que puedo me escapo… para poder pasar unos días descansando y disfrutando con los míos. Aunque he de reconocer que también tengo muchos buenos amigos fuera, con los que he convivido y he pasado cinco o seis años de mi vida. Ellos me han ayudado mucho y me han enseñado a convivir fuera de mi casa, así que tampoco puedo quejarme porque en realidad he tenido mucha suerte. 
¿Por qué le gusta tanto la guitarra flamenca? 
La guitarra es para mí el alma del flamenco. Ahí va todo… el cante, el baile… es la fuente de la que salen todas las cosas en el flamenco. Es la música que respalda al cante, le da ritmo al baile… está en todo, así que… Morón es un pueblo con una gran tradición en cuanto a la guitarra flamenca, porque aunque haya habido cante y baile, la guitarra siempre ha sido el símbolo de mi pueblo, con esos toques de Diego que… no tienen nada que ver con nada, no se puede comparar, porque es diferente a todo. De todas maneras hoy en día hay muy buenos guitarristas como el Viejo, Ramón, Paco de Lucía y si uno es aficionao, no tiene más remedio que enamorarse de la guitarra. 
¿Cuál es el palo por el que más le gusta bailar? 
Pues depende… depende de cómo me encuentre de ánimo. Si me coge un momento feliz, o estoy muy contento por algo, me gusta bailar por bulerías o por alegrías. Esto no quiere decir que estando contento no vaya a poder bailar por soleá, sino que si hay una relación entre tu estado de ánimo y el palo que vas a bailar… pues mucho mejor. A lo mejor me coge triste porque me acuerdo mucho de mi casa y de mi familia y bailo mejor por seguiriya o por soleá. Más parado, más reposado… con más sentimiento. Es cuestión del día que lleve y como me encuentre. Evidentemente, como bailaor tengo que estar preparado para bailar por lo que venga bien, independientemente del estado de ánimo. Me refiero a mi gusto personal y mi estado fuera del trabajo. 
¿Cómo calificaría el momento que atraviesa el baile flamenco? 
Actualmente se está investigando, se está indagando mucho y eso es muy positivo. Hay que pensar que las cosas buenas siempre quedan…, pero si no se arriesga uno a avanzar un poquito para la forma de expresarlo cambie en algo… En mi opinión el arte no tiene edad, ni sitio, lo mismo te puede llegar Carmen Amaya, que Farruco, que Antonio Canales y da igual que sea en una loza o en un escenario, porque cuando el arte sale y se manifiesta… ni hay lugar, ni tiempo, sino simplemente arte. Lo bueno siempre queda, así que no hay porque tener miedo de nada. Al arte hay que dejarlo correr y que se desarrolle por sí mismo. ¿Por qué va a haber que ponerle límites si es algo que está ocurriendo con todo? La mezcla es riqueza y no hay que temerla, porque si es buena aguanta el paso del tiempo, las críticas… y si es mala cae en el olvido 
Un sueño 
Vivir cada día y sentir que estoy vivo. Levantarme viendo el sol y sentir el viento en mi cara. En definitiva, disfrutar de las cosas que me gustan y que todo el mundo pueda hacer lo mismo. 
Fernando G. Caballos

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada