jueves, 1 de septiembre de 2016

Centro Andaluz de Danza


Centro Andaluz de Danza :

La antigua nave industrial es fría, algo gris, un poco metálica. Los focos colgantes, como de pescadería, penden de un techo cuyas referencias se pierden en la altura, allá donde una hilera de barrotes bordea la sala para dar acceso a las dependencias administrativas. La antigua nave industrial se llena, sin embargo, del calor del baile cada día. Certeros golpes de tacón, a compás, han enmudecido los metálicos ruidos de antaño. De diez a once, clásico, descanso para el café, un poco de ballet, una hora para ensayar el repertorio, otra hora para coreografías puntuales... Y así hasta las dos o las tres de la tarde. 
La antigua nave industrial, enclavada en el flamenco y sevillano barrio de la Alameda, ve nacer, criarse y madurar los productos de la Compañía Andaluza de Danza, surgida de la iniciativa pública hace ahora seis años con el objetivo de, según comenta José Antonio, actual director de la compañía, "preservar la esencia del baile flamenco y aumentar el repertorio de intérpretes y creadores de renombre". 
Si en los momentos de su alumbramiento, la Compañía Andaluza de Danza tuvo un estilo de creación muy definido -sellado por Mario Maya, primero, y por María Pagés, después-, los vaivenes políticos dieron un giro a esta filosofía a partir de 1997. Fue entonces cuando la entrada de José Antonio marcó una nueva etapa: la figura del director artístico fue sustituida por la de un director con funciones institucionales que participa en el repertorio sólo de manera puntual. 
A partir de entonces, la compañía es un variopinto tubo de ensayo que asimila las fórmulas magistrales de unos y otros coreógrafos. Mario Maya, Javier Latorre, Manolete, Manolo Marín, María Pagés, Javier Barón o el propio José Antonio conforman las teselas de ese mosaico coreográfico en el que se ha convertido la compañía. Raúl Gómez, uno de sus diecisiete intérpretes, comenta que "somos como plastilina". Y añade que, la apuesta por la descentralización artística, "es una línea enriquecedora, pues mejora el proceso de aprendizaje, pero siempre bajo criterios muy personales". 
José Antonio matiza que "quiero que la compañía tenga su entidad, pero no que se convierta en un producto de autor... la clave está en la versatilidad, sin olvidar la base flamenca como criterio estético". José Luis Vidal, otro de los bailaores, puntualiza que "lo clásico y lo innovador se dan la mano en la compañía". Y señala a Vals Patético, coreografiado por José Antonio, y El Perro Andaluz de María Pagés, Premio Nacional de Coreografía en 1996, como los montajes más contemporáneos. 
La cantera de la Compañía Andaluza de Danza ya ha madurado frutos como Isabel Bayón o Rafael Campallo. José Antonio comenta que se busca "valorar mucho las identidades de los artistas de la compañía, imprimiendo mi criterio, pero sin despersonalizar al intérprete". Alicia Márquez, bailaora de la compañía, remata esta idea explicando que rige la filosofía de "crear nuevos artistas y después dejarles abiertas las puertas para que se labren su propio camino, pues lo importante es buscar tu propia personalidad". Y, si la individualidad no se potencia suficientemente es porque, como apunta José Antonio, "lo que se pretende destacar es la identidad del colectivo". 
En esa misión de incubadora de artistas que ha adoptado la compañía se enmarca el Taller de Formación. Desde el pasado año, la compañía modela a trece jovencísimos aspirantes que ya han hecho sus primeros pinitos en el espectáculo Puntales que el bailaor jerezano El Pipa estrenó en la pasada Bienal de Flamenco de Sevilla. José Antonio señala que "el taller dará abasto tanto a la compañía o a otros grupos privados que necesiten savia nueva". 
Después de seis años de vida, José Antonio piensa que "la compañía andaluza de danza aún no está en un momento de madurez, prefiero pensar que, aunque tiene solidez y está consolidada, sigue verdeando, pues lo maduro puede ser sinónimo de viejo". Y añade que "aún hay gente muy buena que puede enriquecerla e infinidad de trabajos por crear". 
De cara al futuro, uno de los retos que la compañía tiene aún que superar es dotarse de "una plataforma de promoción adecuada para darse a conocer alrededor del mundo y hacerse valer en Andalucía, sobre todo, en el ámbito popular". 
Y es que con Andalucía, la compañía tiene un compromiso especial pues, al estar sustentada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, "son los andaluces quienes aportan sus recursos, por lo que hay que demostrar dónde va el esfuerzo". Y esta responsabilidad va unida a un marcado respeto a la reacción del público. "La raíz influye mucho", sentencia José Luis Vidal. Si bien, José Antonio afirma que "es un error que el artista piense que la plaza está ganada, siempre hay que trabajar con la sensación de que hay que ganarse a pulso el respeto y la admiración del público". Aunque la compañía tenga un permanente regusto a éxito en el paladar, aunque la avale un récord de casi cuarenta minutos de gloria... en Freiburg, Alemania. 
Candela Olivo
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario