domingo, 1 de mayo de 2016

Entrevista a Concha Vargas


Entrevista a Concha Vargas :

¿Qué sientes los minutos antes de subir al escenario? 
Pues me pongo muy tensa y muy nerviosa en el momentito de salir, siento una fatiguita muy grande. ¡Y con los años peor!. Cuando era mas joven tenía menos responsabilidad, solo deseaba salir a bailar. Contra más me subo a los escenarios, mas responsabilidad tengo y más miedo siento. Pero es el momentito. Una vez que me echan el toro ya me da igual 
¿Notas diferencia cuando bailas fuera de España? 
No. No noto diferencia con el público extranjero. Son muy respetuosos, será quizás porque allí están más faltos. Incluso te diré que se vuelcan más. 
Das clases en sitios tan dispares como París o Nuevo México ¿Cómo lo haces? 
Yo doy clases en "La Carbonería" en Sevilla, allí estoy siempre. Lo que pasa es que de vez en cuando me salen cursillos de unos días o una semana. Y lo curioso de estos cursos es que tengo muchas alumnas japonesas a las que en más de una ocasión les pregunto, dado que estamos a tantísimos kilómetros de distancia, su cultura de la nuestra... ¿Por qué les gusta tanto esto?. Y no me saben responder. Dicen que es un misterio. Curioso ¿no? 
¿Te consideras bailaora de pies o de brazos? 
Mira, yo meto los pies lo justito porque nunca me han interesado, pero si los brazos, de cintura para arriba. Una bailaora es mujer y tiene por tanto que bailar mas por arriba porque de cintura para abajo para eso ya están los hombres, que son los que tienen que arrear con los pies. A mí siempre me ha gustado el baile de Pastora Imperio, la majestuosidad que tenia, y creo que precisamente por eso yo, que aunque no soy una vieja, pero tampoco soy una niña, sigo todavía bailando. Y por eso hago cosas todavía, porque no me afecta; es más, creo que cada año que pasa por mí, se va quedando la esencia, voy teniendo más solera. 
Tienes un porte semejante a Manuela Carrasco, ¿te identificas con ella? 
Manuela Carrasco y yo empezamos juntas, en la Cochera, un tablao en Sevilla, En el cuadro estaba Lole Montoya, Farruquito, Manuela y yo. Farruco siempre venia antes y veía el cuadro y nos definió diciendo que ella era una bailaora más de pie y yo de brazos. Aunque las dos bailamos con temperamento su baile es totalmente distinto al mío. 
Empezaste muy joven en esto del baile ¿Te acuerdas de esos inicios? 
Claro que me acuerdo, tenia once años y fue en el festival de Morón, con Diego el Gastor y una cantidad de monstruos increíbles. Yo iba a ver el festival, yo estaba en una academia y mi profesor era Pepe Ríos, yo estaba con mi padre viendo a mi profesor, y a esos monstruos como Chocolate, Fernarda... grandiosos... Me anunció mi profesor diciendo que había una gitanita y que él quería que subiera a dar unas vueltecitas por bulería. Y recuerdo que lo mismo Mairena, que Bernarda y que Chocolate cada vez que acaban un tema se metía otro para que yo no me fuera. Al día siguiente salí portada del diario ABC rodeada de todas esas figuras. ¡La verdad que mis principios fueron preciosos! 
En el baile es quizás donde hay mas polémica debido a su constante evolución ¿Siente que el baile corre peligro? 
Yo la veo correcta en cierto modo, porque para mí el hecho de que un bailaor o bailaora se pongan unas botas y se peguen siete u ocho horas de estudio eso merece mucho respeto. La verdad es que tienen mucha técnica y lo hacen muy bien, pero creo que eso no es todo. Y a pesar del respeto que te insisto que les tengo, les diría que se acuerden que el "pellizquito" no es solo técnica. Hay que bailarle al cante. La verdad es que yo voy al teatro y mi corazón no dice nada, a mí la piel no se me pone de gallina. ¡Es una pena! Creo que algunos o algunas están llamando flamenco a lo que no es. Pienso que esto tiene que volver a como estaba antes, me entiendes... Porque con todo mi respeto a los bailaores de hoy, creo que son bailaores en serie. Bailan todos igual. Por favor, ¡Que se olviden de tanta técnica! El baile es otra cosa, que bailen, que bailen y que sientan. 
Fátima Yráyzoz Aranda
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada