martes, 16 de febrero de 2016

Flamenco Tomas Fernández Soto Sevilla


Biografía:

Tomas Fernández Soto, cantaor gitano, más conocido en este mundo del cante flamenco con el nombre artístico de TOMAS DE PERRATE, nació en Utrera Sevilla el día 6 de Junio en el año de 1964, hijo de Perrate de Utrera y nieto de Manuel Torres. También está emparentado con El Lebrijano, Gaspar de Utrera, Pedro Peña, Miguel Funi, Dorantes... Desarrolló su arte dentro del ámbito familiar hasta que dio sus primeros pasos profesionales a partir de la navidad de 1999, cuando participa en el disco colectivo ‘Navidad en Utrera’. Al poco tiempo, participó en una fiesta reseñada por el crítico Miguel Acal, que escribió: “Estuvo cuatro minutos cantando por bulerías para hacerse jirones la camisa, esta verde, muy verde, pero es un diamante de muchos quilates, el padre y el abuelo ensamblados en su voz, la dulzura y el ritmo solemne del padre y el eco enervado de Manuel”. A partir de entonces, comenzó a prodigarse por los escenarios. Participó en el espectáculo ‘Raíces de luz’ en el Festival Flamenco Mont de Marsan 2000, junto a otros artistas como Pepa de Benito y Manuel de Paula. Ese mismo año cantó en el Potaje de Utrera y en la Feria Mundial del Flamenco. Entró de lleno en el circuito andaluz de peñas flamencas, así como en los circuitos de flamenco por la provincia de Sevilla. Ya en 2001 asumió la dirección artística del homenaje que se ofreció a Perrate de Utrera en la Feria Mundial del Flamenco. Al año siguiente, obtuvo el galardón ‘Giraldillo al Artista Revelación’ de la Bienal de Sevilla por su espectáculo ‘Campiña’. También aporta su cante a las actividades del proyecto de promoción turística ‘Rutas del Flamenco’ de Turismo Andaluz. Como conferenciante se estrenó en el Festival de Mont de Marsan 2003 con la ponencia ‘El cante de Utrera de ayer y de hoy’, faceta que continuó un año después en la Universidad de Harvard, junto a Antonio Moya, Ramón Soler y Pierre Lefranc. A continuación, participa en la Bienal de Sevilla 2004, junto a Chocolate, Bernarda de Utrera, Miguel Funi, Pepa de Benito y Angelita Vargas. Con Ricardo Pachón como productor y Antonio Moya como guitarrista y compositor realiza el álbum ‘Perraterías’, que ve la luz en 2005. A principios de 2006, ilustra una conferencia de Ricardo Pachón en el Festival Flamenco de Nîmes, acompañado a la guitarra por Diego Carrasco. Perraterías Tomás de Perrate y Antonio Moya, cantaor y guitarrista, recuperan en este disco los cantes de Utrera y Alcalá y los de triana y Jerez. Tonás, seguiriyas, bulerías y soleares. Producido por Ricardo Pachón tras cinco años alejado de la producción de discos. Incluye un libreto con textos de Ricardo Pachón y del propio Tomás dePerrate, las letras de las canciones y una guía de escucha. Incorpora además fotografías antiguas. Los textos aparecen en español e inglés, a excepción de la letra de las canciones y la guía, que están solo en español. TOMÁS DE PERRATE El Disco Duro Pegaíto a la margen izquierda del río Guadalquivir, entre Sevilla y Cádiz, existe un pequeño territorio donde se fraguó el arte flamenco. Y han sido una serie de clanes familiares gitanos, asentados en esos pagos, los responsables de la transmisión oral de este arte. Hablamos de los Cagancho, los Pelaos, los Ortega, los Vargas, los Fernández…o los Perrates. Gracias a estas dinastías gitanas, las formas primitivas del flamenco – tonás, martinetes, seguiriyas, soleares, romances o bulerías, construidas todas sobre un polirritmo que combina compases binarios y ternarios – han llegado hasta nuestros días. La familia Perrate, asentada desde antiguo entre Utrera y Lebrija, ha perpetuado el legado de sus patriarcas, el Perrate y su hermana la Perrata, a través de sus descendientes contemporáneos: Juan el Lebrijano, Pedro Peña y Tomás de Perrate. Tomás de Perrate Partiendo de un profundo conocimiento de los cantes antiguos, Tomás de Perrate y su compañero de aventuras Antonio Moya, guitarra flamenca de esta grabación, comparten los estilos tradicionales con importantes innovaciones en la estética flamenca. Desde las soleares recreadas por su padre, el Perrate, para voz y guitarra, hasta las seguiriyas para voz, guitarra y batería que podemos considerar una primicia mundial. Junto a la guitarra sabia de Antonio Moya, seguidor de Diego del Gastor y discípulo preferido de Pedro Bacán, han estado un grupo de músicos instalados en el rock y el jazz, pero enamorados de la aventura flamenca: Manuel Nieto al bajo, Lolo Álvarez a la guitarra eléctrica, Álvaro Gandul a la armónica y los teclados y Ricardo Pachón Jr. a la batería. donde se apuntan maneras nuevas de interpretar a los clásicos. El inexorable ritmo de la batería marcando los doce tiempos de la seguiriya es una insinuante invitación a los que saben cantar “cuadrao” y un toque de atención para los que afirman que las tonás y las seguiriyas son cantes libres… En estos tiempos de preocupante sequía flamenca y de aburrimiento de tanguitos con el inevitable cajón (el instrumento que más daño ha hecho al flamenco) este trabajo nos devuelve la ilusión de un cantaor rancio que, después de dominar a los clásicos – no olvidemos que es nieto de Manuel Torre – se permite investigar e innovar sobre estos cantes respetando su carga de belleza y de verdad. Pegaíto a la margen izquierda del río Guadalquivir, entre Sevilla y Cádiz, existe un pequeño territorio donde se fraguó el arte flamenco. Y han sido una serie de clanes familiares gitanos, asentados en esos pagos, los responsables de la transmisión oral de este arte. Hablamos de los Cagancho, los Pelaos, los Ortega, los Vargas, los Fernández?o los Perrates. Gracias a estas dinastías gitanas, las formas primitivas del flamenco - tonás, martinetes, seguiriyas, soleares, romances o bulerías, construidas todas sobre un polirritmo que combina compases binarios y ternarios - han llegado hasta nuestros días. Partiendo de un profundo conocimiento de los cantes antiguos, Tomás de Perrate y su compañero de aventuras Antonio Moya, guitarra flamenca comparten los estilos tradicionales con importantes innovaciones en la estética flamenca. Junto a la guitarra sabia de Antonio Moya, seguidor de Diego del Gastor y discípulo preferido de Pedro Bacán, han estado un grupo de músicos instalados en el rock y el jazz, pero enamorados de la aventura flamenca: Manuel Nieto al bajo, Lolo Álvarez a la guitarra eléctrica, Álvaro Gandul a la armónica y los teclados y Ricardo Pachón Jr. a la batería. En estos tiempos de preocupante sequía flamenca y de aburrimiento de tanguitos con el inevitable cajón (el instrumento que más daño ha hecho al flamenco) este trabajo nos devuelve la ilusión de un cantaor rancio que, después de dominar a los clásicos -no olvidemos que es nieto de Manuel Torre- se permite investigar e innovar sobre estos cantes respetando su carga de belleza y de verdad 

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario