viernes, 21 de agosto de 2015

Flamenco Soleares Caña y Polo


Caña y Polo:

La caña es históricamente el primer cante inequívocamente flamenco que aparece reflejado en las crónicas. El modelo que fijaría Don Antonio Chacón será el que finalmente haga fortuna en el siglo XX, con la copla tantas veces escuchada: "A mí me pueden mandar / a servir a Dios y al Rey / pero dejar a tu personal eso no lo manda la ley". La caña y la soleá suenan al oído muy semejantes entre sí, aunque se distinguen con absoluta facilidad, puesto que incluyen un repetido motivo, una antífona que al parecer se realizaba antiguamente a coro. Nos referimos a los paseíllos de ayes que se repiten, y que se interpretan en perfecta concordancia con los acordes correspondientes de guitarra. 
Por su parte el polo es un cruce de la caña con la rondeña. Hoy se conservan dos polos, el natural y el de Tobalo. Frente al polo natural el polo de Tobalo se distingue por unas cadencias más cercanas a la caña, lo que ha llevado a diferentes investigadores a afirmar que Tobalo lo que hizo fue una caña a su manera, dando por entendido que la caña es previa al polo. 
Tonalidad 
En el plano tonal la caña y el polo son dos estilos diferenciados. La caña se rige por la escala andaluza, con un carácter más cercano a la soleá, acentuando el carácter modal y apoyando todo el peso sobre el primer grado modal, el Mi, mientras que polo reposa más sobre el cuarto grado modal, el La menor, lo que lo acerca más al modo menor que al modal andaluz propiamente dicho. Aunque todo esto no se aprecia fácilmente, ya que el sentido modal de estos cantes los emparenta de tal forma que a veces, por cuestiones de tonalidad, parecen casi idénticos. 
Compás 
Para ambos estilos el compás es el mismo que el de la soleá (ver reloj). 
Estrofa 
Tanto el polo como la caña se cantan básicamente sobre estrofas de soleá grande. De todas formas, y al ser estilos antiguos, se pueden identificar algunos vestigios de romances primitivos. Así en la letra con que se suele interpretar el polo de Tobalo, "Tú eres el diablo, romera, / que me vienes a tentar", no es otra cosa que un fragmento del Romance del Conde Sol. 
Claves 
La principal característica que nos ayuda a diferenciar la caña del polo, y ambos del resto de soleares, son sus ayes. Luego, el estilo vigoroso del polo frente al más recogido de la caña. Y desde el comienzo del cante ya se establece además una diferencia muy evidente: se trata del ay valiente con que se inicia la caña, seguido con un primer paseíllo de ayes, mientras que en el polo, tras la introducción de guitarra, se inicia cantando directamente la letra. Otra de las diferencias se encuentra en la melodía de cada cante, con la tendencia modal de la caña y la menor del polo. La caña además suele concluir con una copla de cambio, el conocido como macho de la caña; mientras que el polo suele rematarse con una soleá apolá, que es un estilo especialmente valiente de soleares. Hoy en día se entiende que se trata de soleares trianeras, mas a nosotros nos parece que son de estirpe malagueña, conformadas en Cádiz y refinadas en Triana. Pero la principal diferencia se encuentra en los ayes del paseillo. En la caña se repite dos veces una misma serie de cinco ayes; mientras que en el polo, la primera es igual que la de la caña pero ya a partir de la segunda, las variantes son evidentes. 
Así quedarían los ayes de la caña y del polo natural -no el de Tobalo-: 
Caña  a a a a  A a a a a  a a a  a a a  a a a  a a a  
Polo  a a a a  a a a a     a a a a   a a a a   a a a a   
CAÑA
Aquél que tiene tres viñas 5:38 
Rafael Romero 
Guitarra: Antonio Arenas (Popular) 
En 1954 Rafael Romero Romero (Andújar, Jaén, 9/10/1910 - Madrid, 3/1/1991) puso voz gramofónica a la caña de Curro Dulce, que años atrás Perico el del Lunar en colaboración con el maestro Genaro Monreal preparó para que la bailase Carmen Amaya en su debut madrileño. Esta versión transmitida por el tocaor Perico se instalará como el patrón por el que guiarse, con su paseillo de 6 ayes y el macho - "Arsa y viva Ronda" - correspondientes. En este caso la remata el cantaor con una soleá de Triana. 
CAÑA 
A mí me pueden mandar 11:36 
Rosa Durán 
Cante: Pericón de Cádiz 
Guitarra: Niño Pérez (Popular) 
El tablao Zambra, abierto en Madrid en 1954, quedará como modelo de seriedad en la presentación del flamenco más depurado. La musa de la casa fue Rosa López Caballero, Rosa Durán (Jerez de la Frontera, 23/6/1916 - Madrid, 5/11/1999), extraordinaria bailaora que al verse acompañada por cantaores fetén coreografió toda clase de cantes. Sobresaliente aquí Juan Martínez Vilches, Pericón de Cádiz (Cádiz, 1901 - 1980), que completa su obra con la soleá de Paquirri; añejo y airoso el toque del veteranísimo Antonio Pérez Montenegro, Niño Pérez (Sevilla, 1880 - Madrid, 1957). Y reina Rosa con sus castañuelas y sus pies de oro. Una lección magistral de un clásico del baile flamenco. 
POLO NATURAL 
Soy la ciencia en el saber 3:25 
Jacinto Almadén 
Guitarra: Antonio Arenas (Popular) 
Si en la primera Antología discográfica (1954) Rafael Romero divulgó la caña, con el polo hizo allí lo propio quien desde antaño lo cultivó. Hablamos del erudito Jacinto Antolín Gallego, Jacinto Almadén (Almadén, Ciudad Real, 1899 - Igualada, Barcelona, 1968). Este modelo, con ecos de la rondeña, se hará igualmente fuerte en la cultura flamenca. Remata, como era antigua costumbre, con una soleá valiente de Enrique Ortega. 
POLO DE TOBALO 
Nuestra amistad 3:03 
Antonio de Canillas 
Guitarra: Carlos Pastor (Antonio Mata) 
Del antológico álbum "Sabor de Málaga", editado en 1966 recogemos este anunciado Polo de Ronda, en la voz del especialista en aires malacitanos Antonio Jiménez González, Antonio de Canillas (Canillas del Aceituno, Málaga, 1929) con la guitarra de Carlos Pastor Fernández (Málaga, 1940). Aunque no es exacto al modelo que se ha extendido del polo de Cristóbal Tobalo, una de las primeras figuras de nuestra historia famosa ya a inicios del XIX, nos acerca con suficiente fidelidad al mismo.  
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario