miércoles, 22 de marzo de 2017

Flamenco Pilar López San Sebastián


Biografía:

San Sebastián, 1912 - Madrid, 2008. Bailarina y bailaora. La muerte de su hermana Encarnación la Argentinita la había dejado profundamente deprimida, y sin ánimo de volver a bailar. "Pero venía mucha gente amiga..., todos me decían que el mejor homenaje que podía hacer a mi hermana era éste: bailar, presentar las coreografías que hizo mi hermana..., yo creo que era una cosa piadosa, muy digna de agradecer, que me hiciera salir un poco de mi letargo..." Entre todos la convencieron. Así nació el Ballet Español de Pilar López, que el 10 de junio de 1946 se presentó en el Teatro Fontalba de Madrid con éxito de clamor. Pilar se convirtió en una nueva luminaria del baile nacional. Había comenzado a trabajar sola en espectáculos de variedades, no uniéndose a su hermana hasta que Argentinita formó su primera Compañía de Bailes Españoles. Desde 1946 hasta 1973 Pilar López mantuvo prácticamente sin interrupción su compañía de ballet. Fueron veintisiete años en los que realizó un trabajo realmente trascendental para el baile español y para el flamenco. Es tal la cantidad de obras que incluye, tal la cantidad de nombres de primera fila que pasan por sus formaciones, es un trabajo tan bien hecho el suyo, que parece imposible hallar nada semejante en la historia de nuestra danza. Algunas de sus realizaciones más logradas fueron: Los Cabales, Flamencos de la Trinidad, Madrid Flamenco, Preludios e Imágenes de Debussy... Hay que subrayar que Pilar López siempre tuvo una idea muy clara del trabajo coral en su compañía, sin divismos ni estrellas a cuyo lucimiento se supedita todo lo demás. Ni ella misma. "Antonio tenía quizás una compañía más numerosa que la mía, yo tenía otra visión del formato; cada uno en su casa dispone la casa como le gusta y yo prefería llevar menos gente y, para mí, más aprovechable: o sea no llevar bulto; llevar por ejemplo cuatro o cinco buenos bailarines que en un momento dado... Como yo he tenido la teoría de no hacer divismo conmigo, pues claro he dado ejemplo para que los demás no lo hagan... y entonces: que teníamos que salir por separado, pues salíamos por separado; que teníamos que salir todos juntos, pues salíamos todos juntos... Si después nos hacía falta hacer un trío, pues un trío; o un 'duetto'... Pero que fuéramos aprovechables, como se suele decir, para un barrido y para un fregado. Yo trabajaba mucho en equipo, porque lo creía conveniente; a lo mejor hay una niña que acaba de llegar y tiene una idea que a mí no se me ha ocurrido, ¿por qué no?" De Pilar López va a quedar, además de su gran obra, su excepcional trabajo como maestra. "Una de las mejores forjadoras de talentos que ha tenido España", a juicio de Bourio. Muchas de las primeras figuras del baile flamenco de las últimas décadas se formaron junto a ella, especialmente hombres, bailarines y bailaores. Greco, Manolo Vargas, Roberto Ximénez, Alejandro Vega, Gades, Farruco, Mario Maya, el Güito... La lista sería interminable, y es curioso constatar cómo cuantos trabajaron con ella le guardan no sólo admiración, sino también respeto, gratitud y cariño. No es frecuente en el flamenco. Antonio Gades, por ejemplo: "A Pilar López le tengo que agradecer toda la vida, nunca se lo agradeceré bastante, que me enseñase antes que la estética de la danza, la ética". Mario Maya tuvo la suerte -así lo considera él, ciertamente- de encontrarse junto a Pilar cuando era un adolescente de catorce años: "Cuando yo paso a Madrid y entro ya en el ballet de Pilar López, entonces es cuando verdaderamente me doy cuenta y soy consciente de que realmente esto es algo hermoso a lo que hay que ponerle la máxima atención. Es cuando tengo la suficiente lucidez para darme cuenta de lo que quiero (...) Pilar, posiblemente no haya sido maestra porque ella nunca nos ha enseñado en el sentido de lo que se pueda entender por maestra. Ella lo que hacía era darnos a nosotros todo el medio artístico que a ella le rodeaba. En realidad, culturalmente, para todos los que estábamos con ella, ha sido nuestra maestra; la maestra de toda una generación". Maestra en un sentido mucho más amplio que el de la simple docencia en una escuela de baile. El coreógrafo José Granero lo ve también así: "Pilar no nos enseñó realmente a hacer pasos, lo que enseñó a todo el mundo Pilar López fue a desarrollar esta profesión de una manera coherente y reflexiva, potenció a cada uno en su forma, ha tenido un ojo maravilloso para poder potenciar eso en cada uno. La línea que a mí siempre me ha gustado más ha sido la de Pilar, sin quitar mi admiración por otro tipo de coreógrafos o bailarines de la época, pero lo más importante para mi fue el impacto de Pilar López. Yo creo que realmente la que renovó la danza española y la llevó por un camino muy serio ha sido Pilar, más que otros personajes. Ella dio un sello muy especial a la danza española. Todavía el otro día estaba viendo lo de Duende y misterio del Flamenco y ahí lo ves muy palpable, que hay una seriedad, un saber estar en este sentido, que no había una forma comercial de exponer la danza, sino de una manera más seria". Pilar López, sin embargo, siempre que se le habla de esto, con su sencillez habitual quita importancia a cosas que la tienen tanta: "¡Hombre! Mucha gente me dice: '¡Hay que ver los bailarines que Vd. ha hecho...!' Y yo creo que no he hecho nada, o casi nada, porque lo importante era que existiera esa 'materia'. Tal vez mi mérito, si he tenido alguno, ha sido el saber hacer un buen 'diagnóstico' de gente que a lo mejor no se esperaba mucho de ellos y que yo -tal vez por tener un buen ojo- pues 'diagnosticaba' y más tarde o más temprano terminaba dando su fruto..." Ha hecho películas. 
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario