jueves, 12 de febrero de 2015

Flamenco Juan Muñoz Delgado Córdoba


Biografía:

Juan Muñoz Delgado cantaor payo, más conocido en el mundo artístico que le rodeaba con el nombre de JUANITO EL CANTAOR, nació el día 5 de febrero del año 1913, en la campiña cordobesa, en una finca llamada "Fuente la Rosa", del término municipal de La Carlota. Murió el día 30 de octubre del año 1997. Su niñez la pasó junto a su familia, trabajando en las faenas agrícolas del campo. No fue nunca a la escuela, como todos los niños de su edad de principios del siglo XX. Ya con nueve años de edad, se ocupaba de guardar el ganado en el campo. Aprendió a leer y escribir él solo, con las instrucciones que le daba un maestro que de vez en cuando iba por los cortijos a enseñar a los niños que tenían que trabajar y no podían ir a la escuela. Desde muy niño era un gran aficionado a nuestro cante flamenco, y le gustaba mucho cantar. Aunque era un poco tímido, cuando escuchaba cantar a alguna persona mayor que él, se arrancaba a cantar, con mucha personalidad, mucha alegría y muchos conocimientos. Muy jovencito participó en varios concursos de cante flamenco que se organizaban en los pueblos y aldeas de su comarca. Con ocho años de edad se presenta en un concurso de cante que se organiza en el mes de mayo del año 1921 en la aldea Quintana. Gustó mucho a todo el público que asistió. Ganó el primer premio. En el mes de agosto del año 1922 se presenta en un concurso de aficionados al cante flamenco que se organiza en La Carlota, ganando otra vez el primer premio. Ya en este año 1922 era muy popular el niño "Juanito el Cantaor". Adquirió una fama como cantaor grande. Todo el mundo lo comentaba, y estaba muy solicitado, lo mismo por los aficionados que por los empresarios de cines de verano y salones donde se organizaban festivales flamencos. En el año 1925, y con 12 años de edad, se viene a vivir al pueblo con su familia. Fijan su residencia en una de las buenas calles del pueblo de Fernán-Núñez, calle Muños Pérez, n. º34. Aquí vivió muchos años. En el mes de agosto de 1926, con 13 años de edad se presenta en un concurso de cante flamenco que se organiza en Córdoba, en los jardines del Paseo de la Victoria, en el kiosco de "Rafaelito Gracia". Este kiosco, como otros más que había en los jardines, tenía un gran tablao para actuaciones todas las noches veraniegas. Grandes compañías de cante flamenco y variedades. En aquellos años, los cordobeses se iban a los kioscos de los jardines a pasar las noches calurosas del verano. Esta noche del día 10 de agosto actúa con cinco aficionados como él. En total fueron seis. Quedó muy bien, ganando el primer premio. Aquella noche, y entre el público que asistía viendo el concurso se encontraba el "Niño de Marchena", que era el gran ídolo de "Juanito el Cantaor". Juanito esa noche cantó, entre todo lo que dijo, varios cantes del maestro "Niño de Marchena". A este le gustó mucho, y lo llamó aparte y le dijo: "chaval, si tú quieres, te vienes conmigo. En mi compañía no te faltará trabajo nunca, eres muy bueno". Estas anécdotas y buenos recuerdos, se los contaba él, ya de mayor a su señora, Esperanza, y a su familia. En aquellos años, eran los mejores y estaban en la cota más alta el "Niño de Marchena", el "Niño de la Huerta", "Manuel Vallejo", "Pepe Pinto", la "Niña de los Peines", la "Niña de la Puebla", "Paco el Americano", "Angelillo de Madrid" y otros. Aquí en nuestro pueblo de Fernán-Núñez, en aquellos años, "Juanito el Cantaor" era muy solicitado para cantar en los otorgos, bodas, bautizos, y otras fiestas familiares que se celebraban en el pueblo. En aquellos años, primeros del siglo XX, los otorgos se hacían unos días antes de la boda, y era una fiesta muy popular. Ya en estos tiempos están desaparecidos. O mejor dicho, se perdieron. Podemos decir que "Juanito el Cantaor", después de su trabajo dedicó toda su vida al cante flamenco. No fue un profesional, pero fue siempre un gran aficionado a nivel provincial. Y también podemos decir, a nivel nacional. Cantó siempre muy bien, y con mucha responsabilidad y sabiduría, de lo que hacía. Fue siempre el más popular y el más comentado entre todos los buenos aficionados de toda Andalucía. El lugar donde se canta juega un papel muy importante.Su influencia sobre la evolución del arte flamenco ha sido notable. En un principio, y hasta la época de los cafés, y después de las peñas flamencas, predominó para el cante la humilde casa. Para el andaluz, el vasto horizonte campero y la intimidad doméstica. Los escenarios se pueden reunir en dos grandes grupos: el campero y el urbano. Fueron campero la era, el lagar, la huerta, el cortijo y la venta. Urbanos: la taberna, la calle, la plaza, la casa, la tienda, el café de cante, la sala de fiestas, el teatro. La taberna andaluza nos parece el escenario natural del cante flamenco. Su intimidad lo favorece. Sus limitaciones también. En el patio o la habitación de la taberna caben justamente las diez o quince persona que componen la reunión perfecta. Las mejores fiestas flamencas se han celebrado en tabernas, desde mediados del siglo XlX. Había muy buenas tabernas flamencas en todos los pueblos de nuestra provincia de Córdoba y toda la región andaluza. En nuestro pueblo de Fernán-Núñez había, y yo las recuerdo de mi niñez, en los años de 1929 a 1940 tres o cuatro tabernas flamencas muy buenas y muy castizas, donde se daban cita los días de fiesta, todos los buenos aficionados del pueblo. Recordemos el "Portichuelo", la "Casa de José, el de la taberna nueva", en la calle de la Feria, dos casas por debajo del Casino de Labradores. La taberna y cervecería de "Pedro Bonilla Lastre", que era el padre del escultor Pedro Bonilla. En la Plaza estaba la "Tercia" de "Frasquito Hidalgo", en la calle Barrioseco la taberna de "Juanito Jardinero". Aquí decían los mejores cantes flamencos. "Juanito el Cantaor" era muy popular con sus buenas coplas de la época. Del "Niño de la Huerta" cantaba muy bien el "Convento de las marías fandangos", "Fandangos de los almendrales", "Es Córdoba una paloma". También imitaba muy bien a la "Niña de la Puebla", a "Pepe Pinto" y otros grandes de la época. Cantaba todo muy bien, y se ganaba nada más salir a todo el público. En los años 1927, 1928 y 1929, durante los veranos, era contratado para cantar en los cines de verano que había en los barrios de Córdoba. En el Campo de la Verdad había dos, el "Benanvente" y el "San Eulogio". En la Huerta de la Reina, el Cine Goya. En las Margaritas, el Cine "Infantes". En el Realejo, el Cine "Realejo". En la Plaza de San Pedro, el Cine "San Pedro". En la Ciudad Jardín, el Cine "Albéniz". En estos cines, durante los veranos desfilaban y pasaban por ellos las mejores compañías flamencas. Unas a nivel profesional, y otras a nivel aficionados de primera línea. "Juanito el Cantaor era muy querido por toda la afición de Córdoba. Durante los veranos cantaba casi todos los sábados, unos sábados en unos y otros en cada uno de los demás. Lo podemos recordar como un gran aficionado al cante flamenco de nuestro pueblo, y como el héroe de la verbena de San Juan, en el "Monte de la Vieja", todos los años, el día 24 de junio. Él y el "Niño Verdejo" fueron los que más años cantaron en esta verbena. En la venta del "Chiquilicuatro" ya desaparecida, que estaba a continuación de los "Claveles", allí existían carteles de la verbena, de estos años que menciono: Día 24 de junio de 1930, día de San Juan, 11 de la noche. Gran Gala Flamenca. En plena verbena del "Monte de la Vieja", con dos grandes aficionados del pueblo: "Luis Rivera y "Juanito el Cantaor" Día 24 de junio de 1931, día de San Juan, 11 de la noche. Gran Gala Flamenca. Con dos grandes cantaores del pueblo, en nuestra verbena del "Monte de la Vieja", "El Niño Verdejo y "Juanito el Cantaor". Día 24 de junio de 1932, día de San Juan, 11 de la noche. Gran Gala Flamenca. En plena verbena del "Monte de la Vieja", con dos grandes aficionados del pueblo: "Juanito el Cantaor" y "El Rubio del Monte de la Vieja" Día 24 de junio de 1933, día de San Juan, 11 de la noche. Gran Gala Flamenca. Con dos grandes cantaores flamencos, en nuestra verbena del "Monte de la Vieja", El "Tenazas de Montemayor" y "Juanito el Cantaor" de nuestro pueblo. En el mes de agosto del año 1933, y en plena Feria Real conoce a Esperanza, la que un poco más tarde sería su mujer, con la que fue el hombre más feliz del mundo, hasta el final de sus días. Ya cuando llegó a ser algo mayor, cuando se sentaba con Esperanza y sus hijos, les contaba sus éxitos con el cante, en el correr de su larga vida. Y cuando se le quiso llevar el "Niño de Marchena". Para él eran sus mejores recuerdos. Los repetía cada instante. A petición del público del "Monte de la Vieja", el día 24 de junio del año 1934, día de San Juan, a las 11 de la noche. Gran Gala Flamenca. En plena verbena. Con "Juanito el Cantaor", solo. Con la guitarra de "Moreno Estrella". El recital de cante flamenco que esa noche dio "Juanito el Cantaor" fue el mejor que se vio en esta comarca. Lo pasearon en hombros por todo el "Monte de la Vieja", como al torero que corta las dos orejas y el rabo, y la pata. El día 5 de septiembre del año 1934 entra en quintas, e ingresa en el Ejército español. En el mes de julio de 1936, estaba a punto de ser licenciado, y en aquellos días estallaba la guerra civil. Sigue en el ejército. Es licenciado en el año 1939. Vuelve al pueblo con su familia, y sigue trabajando en sus faenas agrícolas. En aquellos años de 1940, "Juanito Valderrama" estaba en toda su popularidad, en toda España. Y "juanito el Cantaor", como era tan fino para el cante, ya en sus días de fiesta, cuando participaba en algunas galas flamencas, cantaba muy bien las coplas de "Juanito Valderrama" la "Muerte del Piyayo", "El Cristo de los Faroles", "Alegrías de Cádiz", "Guajiras" y otras. Las "Colombianas" las cantaba muy bien. En el verano de 1940 pusieron en el cine de verano, en el Huerto de la Fuente la película de "Angelillo de Madrid", "la Hija de juan Simón". En esta película "Angelillo" cantaba de maravilla, unas coplas muy bonitas. En la Feria real del año 1941, "Juanito el Cantaor" fue contratado por el Ayuntamiento para cantar en plena feria, en la Caseta Municipal. Cantó dos noches y cantó todas las coplas de la película. Como cantaor grande se ganó a todo el público de nuestro público. En los años 1942, 1943 y 1944 fue contratado por el Ayuntamiento para cantar en la caseta Municipal. En aquellos años era el amo del cante en el pueblo. Cuando subía a cantar en la caseta, cantaba todas las coplas que el público le pedía. Donde olía a cante grande, allí estaba siempre, y cuando tenía un rato de tiempo libre, "Juanillo el Cantaor" iba a Montemayor, pueblo en el que el cante grande tiene mucha solera, y que da muy buenos cantaores, y con muchos conocimientos del tema. "Juanito" visitaba mucho Montemayor, y tenía muy buenos amigos allí, cantaores todos y muy buenos, como él. En el año 1948, y en plena Feria, cantó en la Taberna Flamenca de "Julián el Guapo", que estaba en el Paseo. Con "Carlos el Porrendino" y "Carlos el Sevillano", los dos de Montemayor, y "Juanito el Cantaor" de Fernán-Núñez. En el año 1949 cantó en plena Feria, en la Taberna Flamenca "Córdoba", con "Antonio el Chisme" y "Juanito el Carlota", los dos de Montemayor, y "Juanito el Cantaor", de Fernán-Nuñez". En el año 1950, y en plena Feria, hubo un mano a mano de cante grande en el casino, con "Farina de Montemayor" y "Juanito el Cantaor", de Fernán-Núñez. En aquellos tiempos, "Farina de Montemayor" era un gran cantaor. Cantaba muy bien y casi todos los aficionados de la provincia temían cantar con él. Derrotaba a todos, pero en su propio pueblo, y en el casino, fue derrotado por nuestro paisano "Juanito el Cantaor". Aquella noche, a Juanito lo abrazó y lo felicitó toda la afición de Montemayor. también cantó otras muchas veces en la taberna flamenca de Mariano, en el "Kiosko" y en otras muy castizas. Era muy querido por toda la afición flamenca de Montemayor. En el mes de abril del año 1951 entra en el Ayuntamiento de nuestro pueblo, de policiía local, o policía municipal. Cuando estaba de servicio por las calles del pueblo, mostraba a todo el mundo su cortesía, su amabilidad y su respeto a todos. Tenía una educación para con todo el mundo, que había que descubrirse siempre ante él. En estos tiempos que ya iban siendo un poco alegres para todo el mundo, cuando tenía libre algún sábado por la noche, siempre se pasaba por la taberna flamenca de "José Marín", que estaba en la esquina de "Triunfo de Santa Marina". Allí se reunía un buen rato con sus amigos, los mejores flamencos del pueblo. Allí pasaban su mejor rato flamenco. En el mes de mayo de 1957 lo dejan fijo, de portero en el Ayuntamiento. Allí estuvo 21 años, hasta el mes de febrero del año 1978, en que se jubiló. En estos 21 años del Ayuntamiento, siempre estaba en contacto con todo el mundo, y dispuesto a hacer un favor a toda persona que se lo pedía, o que le hiciera falta. Todo el pueblo de Fernán-Núñez lo quería y lo apreciaba. Por su simpatía, su cortesía y saber estar con todos.Llegaba cualquier persona y le decía: "Juanito, que quiero apañar un billete de caridad para irme a Bilbao a buscar trabajo", y le decía: "déjame tu nombre y tu dirección, y ven mañana a por él". Juanito hablaba con el alcalde o con quien fuera, y al otro día esta persona tenía su billete de la Renfe para Bilbao, o Barcelona, o para donde fuera. Con Juanito nadie tenía ninguna pega por nada. Lo mismo que para todos, para su señora y familia en general, era una maravilla. Todos los días, cuando eran las siete de la mañana, ya tenía limpias todas las entradas del Ayuntamiento. Y muy especialmente las escalerillas de la entrada. A las siete y media lo tenía todo hecho, todos los días, y ya se sentaba en su mesa para atender a todos los que llegaban. Nunca perdió el deseo de decir un cante grande, aunque estuviera un poco enfermo, reinaba en él siempre una gran alegría, y una palabra bonita para todo el mundo. murió el día 30 de octubre del año 1997. los últimos meses, en que ya estaba enfermo y sin fuerzas, recordaba sus buenos tiempos, y recordaba una de sus coplas favoritas. La "Romería Loreña", y seguía contando sus recuerdos a su señora, hijos y a toda su familia en general. El pueblo de Fernán-Núñez lo recordará siempre, como una gran persona y como un hombre muy bueno y muy completo en la vida.
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

El flamenco es un estilo de música y danza propio de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada